Seguro que a estas alturas estás harto de oír hablar de la dieta keto o cetogénica, pero por si acabas de volver a la tierra después de que te abdujeran los alienígenas, allá va: la cetosis es un estado del organismo que se produce cuando la mayor parte de los alimentos que ingerimos están compuestos por grasas. El hígado deja de utilizar la glucosa como fuente de energía y la sustituye por estas grasas, por lo que este estado, cuyos síntomas son similares a los que provoca el ayuno, es un proceso que buscan muchos deportistas para afinar su cuerpo.

Combina y alimenta su cerebro: las cetonas proporcionan un impacto inmediato de energía para su cerebro y hasta el 70% de las necesidades energéticas de su cerebro cuando limita los carbohidratos. La grasa también alimenta tu cerebro y lo mantiene fuerte. Su cerebro tiene al menos un 60% de grasa, por lo que necesita un montón de grasas buenas para mantenerlo en funcionamiento. Los ácidos grasos esenciales, como los omega-3, ayudan a que el cerebro crezca y se desarrolle, mientras que las grasas saturadas mantienen la mielina, la capa de aislamiento alrededor del cerebro, fuerte para que las neuronas puedan comunicarse entre sí.
Si no has oído hablar de ellas, las dietas cetogénicas son aquellas bajas en carbohidratos y altas en grasas. Esto ocasiona que el cuerpo entre en "cetosis", produciendo que las reservas de grasa se conviertan en cetonas, las cuales alimentan los músculos y el cerebro en lugar de los carbohidratos. El resultado es la quema de grasa y pérdida de peso relativamente rápida en comparación con una dieta tradicional.
Es muy común que, como ocurre con cualquier dieta para adelgazar, se produzca un período de “meseta” un período en que la pérdida de peso se detiene, exitiendo numerosas razones para que esto ocurra y en ese caso existen varios métodos que ayudan a seguir perdiendo kilos como por ejemplo variar los patrones de alimentación y eliminar ciertos alimentos que forman acostumbramiento.
Particularmente, a título personal, recomiendo estar durante un mes y salir de cetosis para darle flexibilidad metabólica al organismo, pero siguiendo las mismas pautas (no alimentos procesados, no azúcares y regulando los carbohidratos). Y no de manera particular, sino de manera general, siempre antes de empezarla consultarlo con tu doctor y hacerte análisis de sangre cada mes para ver siempre que todo está en orden 🙂
PD: Las dietas de Atkins y Dukan, dos famosas dietas de pérdida de peso se basan en la cetosis como método de adelgazar y ya han sido denunciadas y demostradas dañinas para el organismo a largo plazo. De hecho sus autores están expulsados del colegio de dietistas por realizar tales dietas que incumplen el juramento que juraron cumplir: mantener el nivel de salud de la gente.
×