Este tipo de alimentación está indicada principalmente para controlar y prevenir convulsiones en las crisis de epilepsia, sin embargo, también está siendo utilizada para tratar la obesidad y la diabetes tipo 2 y en algunos casos para el tratamiento del cáncer, ya que las células cancerígenas se alimentan principalmente de los carbohidratos, el cual es el nutriente que se consume en mínima cantidad en la dieta cetogénica.
Gracias por tus palabras Anabel, como dices no me meto en temas clínicos y seguro que tú conoces mejor tu trastorno y sobre todo tus síntomas específicos, porque como sabes se manifiestan de manera (y con intensidad) diferente en cada caso. Dicho esto, es evidente que la dieta cetogénica exige cierta regulación durante la fase de adaptación, desde control de glucosa, presión arterial, electrolitos etc… y parece lógico pensar que a alguien con disautonomía le cueste más el proceso de adaptación.
En una dieta cetogénica, todo tu cuerpo cambia su provisión de energía para funcionar casi exclusivamente con grasa, todo el tiempo. Los niveles de insulina se reducen y la quema de grasa aumenta drásticamente. Se vuelve fácil acceder a tus depósitos de grasa corporal para quemarlos. Obviamente esto es maravilloso si estás tratando de bajar de peso, pero hay también otros beneficios menos evidentes, como por ejemplo, tener menos hambre y alcanzar una provisión estable de energía.
Muchas Felicidades Viviana. Si la puede repetir, hay personas que la hacen por años, mejorando sus marcadores sanguíneos y su estado de salud (que es en la mayoría de los casos, pero no en todos). Todo cuerpo es diferente, hay dietas que funcionan algunas personas y otras no, hágase un examen de laboratorio general al mes para mirar como reaccione su cuerpo. Saludos
×